Salir del trabajo y justo antes de tomar el ómnibus cortar la rutina, pasar por el auditorio y escuchar algo de música de cámara, es algo casi tan des-estresante como caminar descalzo mojándose los pies a la orilla del mar. Esta oportunidad fue para el Cuarteto Struny, que interpretó obras de Schubert, Webern y Brahms. Discreto repertorio, buena interpretación, nada fuera de lo común pero aun así inspirador.




Entradas populares de este blog

Los mitos del alunizaje

¿Qué invadimos ahora?

Noam Chomsky - Requiem por el Sueño Americano

Einstein: Sobre la Electrodinámica de los Cuerpos en Movimiento

Solución al problema de medir aceleraciones usando un teléfono inteligente: enfrentando a la relatividad general.

Astronomía con Smartphone

Física: El principio de equivalencia o cómo resolver el problema de medir ángulos y aceleraciones reales con Smartphones