Hoy Beethoven, mañana Beethoven y pasado Beethoven. Hoy fue el turno de las 33 variaciones Diabelli en el auditorio Nelly Goitiño, del Sodre, interpretadas por la muy buena pianista chilena Edith Fisher. Seguramente no alcanza la brillantez interpretativa de su maestro, Claudio Arrau, pero es increíble cómo tocó casi una hora de forma ininterrumpida, y como si eso hubiera sido poco terminó con la Fantasía cromática y fuga de Bach. Muy buen recital.
Y el piano de Beethoven sigue de gira por la ciudad. Mañana será de la mano del célebre pianista ruso Evgeny Kissin, que como parte de su recital interpretará la sonata "Claro de Luna". El sábado será el pianista irlandés Barry Douglas, que interpretará los conciertos para piano 1, 2 y 4, junto a la orquesta del Sodre. Y esto no termina, pues el sábado siguiente (23 de junio) completará el ciclo con los conciertos 3 y 5.


Entradas populares de este blog

Los mitos del alunizaje

¿Qué invadimos ahora?

Noam Chomsky - Requiem por el Sueño Americano

Einstein: Sobre la Electrodinámica de los Cuerpos en Movimiento

Solución al problema de medir aceleraciones usando un teléfono inteligente: enfrentando a la relatividad general.

Astronomía con Smartphone

Física: El principio de equivalencia o cómo resolver el problema de medir ángulos y aceleraciones reales con Smartphones