Noche de música de cámara a todo viento. Muy agradable concierto del Octeto Concertante de Montevideo. La nota de color llegó al final cuando interpretaron, de yapa, un joropo del compositor venezolano Moisés Moleiro, sumando un contrabajo y un cuatro venezolano al escenario.