La Tempestad en ruso

Esta noche estuvimos en el teatro Solís presenciando La Tempestad, la célebre obra de William Shakespeare, a cargo de la Chekhov International Theatre Festival Company, de Rusia. Una muy buena impresión de esta versión rusa y mojada de Shakespeare. Lo único criticable fue la imperfecta sincronización de los subtítulos que no permitió disfrutar a pleno del timing actoral, llegando al extremo -en algunos momentos- de ocurrir leves desfases entre las líneas de los diferentes personajes. Más allá de eso, la calidad e intensidad histriónica de esta compañía logró trascender las barreras idiomáticas para poner en escena una muy buena y original versión de un clásico de todos los tiempos.