Dvorak por la Filarmónica

El joven chelista alemán Leonard Eischenbroich interpretó junto a la Orquesta Filarmónica de Montevideo el concierto de Dvorak. Notable y virtuosa interpretación. Fue también increíble el sonido proyectado por el violoncello, un instrumento construido nada menos que por el legendario luthier veneciano Matteo Goffriller, de 1693 ! Todo un espectáculo.
La dirección de la orquesta estuvo a cargo del español Josep Vicent, uno de los más carismáticos y enérgicos. Al mejor estilo de los talentosos directores actuales. Sin embargo, la versión que condujo de la 9ª sinfonía de Dvorak -sin dudas en el top ten de las grandes sinfonías de todos los tiempos- no fue lo mejor que se haya escuchado. En los dos primeros movimientos como que faltó algo de claridad en el fraseo y el discurso terminó disipando algo de su tensión. Por su parte el tercer movimiento estuvo un tanto apurado -al menos para mi gusto. Finalmente el último movimiento -aunque no perfecto- resultó ser el más consistente y disfrutable.