Álvaro Pierri con la Ossodre

Esta noche de sábado, en el Auditorio Nacional, tuvimos el privilegio de escuchar nuevamente a la OSSODRE, en otro hermoso concierto, tal cual nos tiene acostumbrados desde hace tiempo. Esta vez, para colmo de lujo, con la presencia del magnífico guitarrista uruguayo Álvaro Pierri, que actuó como solista en una bellísima versión del Concierto de Aranjuez. La directora uruguaya-israelí Gisele Ben-Dor fue la invitada para esta ocasión, en este año especial de transición, de directores invitados tras la penosa partida del director estable Stefan Lano (a quien por cierto seguimos extrañando).

PROCLAMA de la Orquesta Sinfónica del SODRE:
Antes de iniciar el concierto hubo tiempo para justas y necesarias reivindicaciones (como ya ocurriera en el 2013). El concertino Daniel Lasca se dirigió a un auditorio colmado de espectadores para hacernos conocer los problemas por los que está pasando nuestra querida orquesta. Sus palabras no solo fueron comprendidas y aceptadas por los asistentes sino que fueron refrendadas con largos aplausos de solidaridad. Aquí compartimos la proclama completa. Y en respuesta a las palabras finales de Daniel Lasca, sepan que los apoyamos y que nunca los dejaremos solos.
Gracias a nuestros queridos músicos por tanta música, que nunca podrá silenciarse.

Palabras de Daniel Lasca:
"A mediados de 2016 se cumplirán 85 años del primer concierto de nuestra orquesta, que orgullosamente ostenta el decanato de las agrupaciones sinfónicas nacionales de nuestro continente. Desde entonces el prestigio de la OSSODRE trascendió fronteras y se instaló firmemente en el corazón de los uruguayos como uno de los baluartes de la cultura nacional, constituyéndose asimismo en referente ineludible de la música sinfónica latinoamericana.
La oscura década del 70 acarreó a la OSSODRE, además del incendio del emblemático Estudio Auditorio, el comienzo de un proceso de profundo deterioro institucional, que con altibajos continúa hasta nuestros días, producto del desinterés y la desidia de las autoridades de turno.
La inauguración de este maravilloso Auditorio nos devolvió la esperanza de un renacer de nuestra querida orquesta.
Han pasado seis años. Sin embargo hemos visto cómo las prioridades de quienes lo dirigen son otras. Su modelo de gestión reformula el rol de los cuerpos estables: de generadores de cultura y difusores del acervo artístico nacional, al de vendedores de miles de entradas. Obviamente, una Orquesta Sinfónica Nacional de calidad no es funcional a este proyecto.
De los 168 espectáculos presentados en el Auditorio en 2014, sólo ocho tuvieron a la OSSODRE como protagonista.
Al finalizar la actual Temporada, nuestra presencia en este escenario habrá sido incluso aún menor.
Uno de los escasos aciertos de la pasada Dirección Artística fue la contratación del Maestro Stefan Lano como nuestro Director Titular. En los tres años de trabajo conjunto con él, la Orquesta alcanzó extraordinarios niveles de excelencia. Desde el primer momento, el maestro Lano se erigió en enérgico opositor a este modelo de gestión y en firme defensor de la institucionalidad de la OSSODRE y de los derechos de sus integrantes. Ello le valió la arbitraria y grosera rescisión del contrato.
En reiteradas ocasiones hemos manifestado que la Orquesta Sinfónica del SODRE es víctima de un sistemático desmantelamiento y está en real peligro de extinción. Esto no es una figura retórica ni exagera en lo más mínimo la situación.
Actualmente 52 profesores integramos la plantilla de músicos estables. Nuestro ingreso se produjo mediante rigurosos concursos de oposición con prestigiosos jurados internacionales. El último de ellos se llevó a cabo en 2006.
Desde entonces las vacantes generadas -que al día de hoy suman 47- se han estado cubriendo con artistas extras, contratados de manera absolutamente precaria. Llevamos mucho tiempo reclamando la impostergable realización de los concursos que brinden a estos compañeros la oportunidad de regularizar su situación laboral. Al mismo tiempo, jóvenes instrumentistas formados durante estos años, músicos compatriotas que han debido emigrar en busca de mejores oportunidades e incluso colegas de otros países, tendrán la posibilidad de engrosar y enriquecer nuestra principal agrupación sinfónica.
Por desgracia para la cultura nacional, uno de los puntos fundamentales del proyecto de nuestros “gestores” es la modificación drástica de la estructura institucional de los cuerpos artísticos.
Su propuesta, que está en práctica desde hace varios años, incluye la eliminación paulatina de los cargos presupuestados y su sustitución por trabajadores eventuales. En nuestro caso, ello conduce inexorable y dramáticamente a la transformación de la orquesta nacional en un conglomerado sin identidad, integrado por instrumentistas free-lance sin ningún arraigo y carentes de los más elementales derechos laborales.
El nuevo Consejo Directivo, que a diferencia de los anteriores ha mostrado voluntad de diálogo, manifestó a nuestros delegados que los únicos concursos previstos en este período, son los internos para efectivizar los cargos de solista, que varios de nosotros venimos ejerciendo desde hace años en forma interina, descartando de manera tajante los llamados externos para llenar las vacantes. Estos concursos solucionarían apenas una ínfima parte del gravísimo problema que aqueja a nuestro cuerpo orquestal.
Nosotros consideramos inaceptable esta propuesta. La Orquesta Sinfónica, reunida en asamblea, decidió, por abrumadora mayoría, que ninguno de los Profesores de la OSSODRE se presentará a dichos concursos internos a menos de que las autoridades establezcan una fecha próxima para el llamado a cubrir la totalidad de las vacantes.
Somos artistas, amamos nuestra profesión y en cada concierto entregamos a plenitud nuestros conocimientos, esfuerzo y sensibilidad. Defenderemos nuestra fuente de trabajo y la de las nuevas generaciones de músicos.
Llevaremos hasta sus últimas consecuencias la lucha no sólo para mantener viva a la Orquesta, sino para devolverla al sitial privilegiado que ocupó en nuestra cultura y que nunca debió perder. Sabemos que ustedes no nos dejarán solos en esta dura batalla.
Disfruten el concierto".












Repertorio sonoro, para "volver" a escuchar
(en versiones diferentes, por supuesto)




Comentarios

Entradas populares de este blog

Los mitos del alunizaje

¿Qué invadimos ahora?

Noam Chomsky - Requiem por el Sueño Americano

Einstein: Sobre la Electrodinámica de los Cuerpos en Movimiento

Solución al problema de medir aceleraciones usando un teléfono inteligente: enfrentando a la relatividad general.

Astronomía con Smartphone

Física: El principio de equivalencia o cómo resolver el problema de medir ángulos y aceleraciones reales con Smartphones