Encuentro con Dan Shechtman, Nobel de Química 2011

Un recuerdo muy especial de este encuentro, el primer artículo
sobre cuasicristales, (Physical Review Letters, 1984),
autografiado por Dan Shechtman.
Una historia de humildad, perseverancia y triunfo de la ciencia.

Este mediodía en la Universidad ORT Uruguay tuvimos el privilegio de participar en un encuentro informal con Dan Shechtman, premio Nobel de Química 2011 por el descubrimiento de los cuasicristales (estructuras sin simetría de traslación pero que presentan orden a gran escala).

El profesor Shechtman, nacido en Tel Aviv en 1941, brindó una excelente y cordial charla donde habló con calidez sobre su experiencia como científico, del descubrimiento de los cristales cuasi-periódicos, del valor de la humildad en la ciencia, de su controversia con Linus Pauling, de la importancia de la educación y de la educación científica en especial.

Shechtman es profesor e investigador en ciencias de los materiales desde hace décadas en el Instituto Tecnológico de Israel, Technion, así como en otras prestigiosas instituciones. Su carrera cambió drasticamente en 1982 cuando descubrió una fase sólida que inauguró el nuevo campo de los cristales cuasi-periódicos o cuasi-cristales. La primera publicación sobre el tema la realizó en 1984, en la revista Physical Review Letters. Hasta ese momento se consideraba que los sólidos podían ser una de dos cosas: cristalinos o amorfos. Este paradigma se rompió con el descubrimiento de los cuasicristales, estructuras que al igual que los sólidos amorfos no poseen simetría de traslación, pero que sin embargo presentan orden a gran escala, característica que se evidencia por la producción de patrones de difracción bien definidos, tal como ocurre con los cristales.

Pero el éxito no fue cosa de un día para el otro. Muchos científicos pusieron en duda su descubrimiento, entre ellos Linus Pauling, premio Nobel de Química en 1954 y uno de los científicos de mayor impacto del siglo XX (y como si fuera poco, premio Nobel de la Paz). La oposición de Pauling fue tan cruda ("no hay tal cosa como los cuasi-cristales, solamente los cuasi-científicos") que Shechtman debió abandonar uno de sus cargos de investigación porque su jefe consideraba una deshonra tenerlo en el equipo. Es una triste historia tratándose de dos científicos tan brillantes, pero según Shechtman la tormenta duró 10 años, desde 1984, cuando publicó su primer artículo sobre el tema, hasta 1994 (cuando Pauling murió).

Tras la vergüenza, la humillación y el rechazo, el reconocimiento lentamente comenzó a llegar. Como debería ocurrir siempre en la ciencia, tarde o temprano termina venciendo la evidencia por encima de toda autoridad, por muy distinguida que esta sea. Tras décadas de polémica la comunidad científica finalmente reconocía su aporte fundamental a la ciencia.





Fotografías de Dan Shechtman junto a Efraim Buksman (catedrático de Física de Universidad ORT Uruguay), Charlotte de Grünberg (Directora General de Universidad ORT Uruguay), Jorge Grünberg (Rector de Universidad ORT Uruguay), Julio Fernández (Vicerector de Universidad ORT Uruguay), Enrique Topolansky (director CIE ORT).


  



El primer paper sobre cuasicristales (1984) ACCESO LIBRE:




.: Una imagen del poster  producido por la Fundación Nobel :.



Algunas respuestas de Dan Shechtman a las preguntas realizadas durante la jornada según registro en Facultad de Ingeniería de Universidad ORT Uruguay:

“Actualmente estoy dedicado a incentivar al mundo y a hablarle a los estudiantes sobre dos cosas: emprendimientos tecnológicos y educación, ya que el futuro depende de esto.”

“Ahora ya no empiezo proyectos, estoy embarcado en educar al mundo”.

“Siempre soñé con ser Ingeniero mecánico, sobre todo después de leer el libro The Mysterious Island, ya que uno de los cinco protagonistas era ingeniero y podía hacer de todo, por lo que yo quería ser como él”.
“En 1966 me convertí en Ingeniero, había cumplido mi sueño pero no podía conseguir trabajo, fue por eso que me puse a hacer un máster y dos años después me enamoré de la ciencia y continué con el doctorado”.

“Si crees solo en los libros no hay progreso”

Shechtman se define como un hombre “obstinado, terco aunque de mente abierta para escuchar a los demás, curioso y con capacidad de dedicarse durante horas y horas a lo que le interesa”.

“Estaba en mi contra el Prof. Linus Pauling (ganador del Premio Nobel de Química y de la Paz), el mejor químico del siglo XX, quien se opuso a mi teoría hasta el día de su muerte”.

“A mí no me sirve que me digas que no, necesito argumentos creíbles. Si crees solo en lo que dicen los libros no hay progreso”.

Un hombre de familia
A pesar de su dedicación a la ciencia y en particular a la investigación, Shechtman encuentra tiempo para su familia. Está casado con Tzipora, jefa del Departamento de Asesoramiento y Desarrollo Humano de la University of Haifa y autora de dos libros sobre psicoterapia. Tiene cuatro hijos y diez nietos.
“Pienso en el pasado, en el presente y en el futuro de mi familia”.
Cuenta que en tono de broma, pero a su vez con total seriedad, les pregunta a sus nietos por sus estudios y les dice que su educación va a terminar cuando alcancen el doctorado.
Durante la charla también recordó a su abuelo, quien le regaló a sus siete años una lupa y que de alguna manera eso se transformó en un hecho que marcó su destino.
“Fue ahí que desarrollé una gran curiosidad por el mundo de los objetos pequeños”.

“Elegí un tema y convertirte en experto”

“Mi consejo es que si querés triunfar elijas un tema que te guste y te vuelvas un experto.”


Encuentro en campus centro. Foto Universidad ORT Uruguay.






Más tarde ese mismo día Shechtman brindó una conferencie en el campus centro, la cual se puede apreciar completa en video producido por Universidad ORT Uruguay:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los mitos del alunizaje

¿Qué invadimos ahora?

Noam Chomsky - Requiem por el Sueño Americano

Einstein: Sobre la Electrodinámica de los Cuerpos en Movimiento

Solución al problema de medir aceleraciones usando un teléfono inteligente: enfrentando a la relatividad general.

Física: El principio de equivalencia o cómo resolver el problema de medir ángulos y aceleraciones reales con Smartphones

La Física de Usain Bolt