20 años sin Carl. Inolvidable Sagan.

Me cuesta no emocionarme al pensar en Carl Sagan. Mucho más si recuerdo aquel 20 de diciembre de 1996 y debo escribir sobre lo mucho que influyó en mi vida, de muy diversas maneras. Sería simplemente interminable enumerar todos los aportes y las múltiples conexiones en las que Sagan se mantiene siempre presente y más necesario que nunca. La serie Cosmos, sus libros, sus actividades científicas y de divulgación, conferencias, entrevistas, etc. Por eso quisiera compartir apenas en forma muy condensada algunas de las lecciones que Carl Sagan compartió con todos nosotros y que particularmente en mi interior siguen resonando con intensidad y vigencia, 20 años después. Inolvidable. 


Carl nos enseñó sobre ciencia y compromiso. Que la ciencia no debe encerrarse y quedar de espaldas a la sociedad:
"Los sabios de Alejandría cuestionaron el orden de los cielos pero el orden social nunca fue cuestionado. Cuando al final de todo la multitud se presentó para quemar la Biblioteca, no había nadie para detenerla."

Y sobre la importancia de la cultura científica y la divulgación.
"Sólo en un punto de la historia pasada hubo la promesa de una civilización científica brillante.  Era beneficiaria del Despertar jónico, y tenía su ciudadela en la Biblioteca de Alejandría, donde hace 2000 años las mejores mentes de la antigüedad establecieron las bases del estudio sistemático de la matemática, la física, la biología, la astronomía, la literatura, la geografía y la medicina."
...
"Alejandría era la mayor ciudad que el mundo occidental había visto jamás."...
"Es evidente que allí estaban las semillas del mundo moderno. ¿Qué impidió que arraigaran y florecieran? ¿A qué se debe que Occidente se adormeciera durante mil años de tinieblas hasta que Colón y Copémico y sus contemporáneos redescubrieron la obra hecha en Alejandría?  No puedo daros una respuesta sencilla.  Pero lo que sí sé es que no hay noticia en toda la historia de la Biblioteca de que alguno de los ilustres científicos y estudiosos llegara nunca a desafiar seriamente los supuestos políticos, económicos y religiosos de su sociedad.  Se puso en duda la permanencia de las estrellas, no la justicia de la esclavitud.  La ciencia y la cultura en general estaban reservadas para unos cuantos privilegiados. La vasta población de la ciudad no tenía la menor idea de los grandes descubrimientos que tenían lugar dentro de la Biblioteca. Los nuevos descubrimientos no fueron explicados ni popularizados. La investigación les benefició poco. Los descubrimientos en mecánica y en la tecnología del vapor se aplicaron principalmente a perfeccionar las armas, a estimular la superstición, a divertir a los reyes. Los científicos nunca captaron el potencial de las máquinas para liberar a la gente. Los grandes logros intelectuales de la antigüedad tuvieron pocas aplicaciones prácticas inmediatas. La ciencia no fascinó nunca la imaginación de la multitud. No hubo contrapeso al estancamiento, al pesimismo, a la entrega más abyecta al misticismo. Cuando al final de todo, la chusma se presentó para quemar la Biblioteca no había nadie capaz de detenerla."


En Cosmos. p. 333 - 335

Cosmos


Sobre el valor de la ciencia y sus diferencias con las supersticiones y las pseudociencias.
"Cada aspecto de la naturaleza revela un profundo misterio y provoca en nosotros una sensación de maravilla y de reverencia. Teofrasto estaba en lo cierto. Quienes se asustan del universo tal como es, quienes proclaman un conocimiento inexistente y conciben un Cosmos centrado en los seres humanos, preferirán los consuelos pasajeros de la superstición. En vez de enfrentarse con el mundo, lo evitan. Pero quienes tienen el valor de explorar el tejido y la estructura del Cosmos, incluso cuando defiere de modo profundo de sus deseos y prejuicios, penetrarán en sus misterios más profundos."
...
"No hay ninguna otra especie en la Tierra que haga ciencia. Hasta ahora es una invención totalmente humana, que evolucionó por selección natural en la corteza cerebral por una sola razón: porque funciona. No es perfecta. Puede abusarse de ella. Es sólo una herramienta. Pero es con mucho la mejor herramienta de que disponemos, que se autocorrige, que sigue funcionando, que se aplica a todo. Tiene dos reglas. Primera: no hay verdades sagradas; todas las suposiciones se han de examinar críticamente; los argumentos de autoridad carecen de valor. Segunda: hay que descartar o revisar todo lo que no cuadre con los hechos. Tenemos que comprender el Cosmos tal como es y no confundir lo que es con lo que queremos que sea. Lo obvio es a veces falso, lo inesperado es a veces cierto."
En Cosmos. p. 332 - 333



Sobre la importancia de la alfabetización científica.
"Si el público en general no entiende de ciencia y tecnología, entonces, ¿quién está tomando todas las decisiones sobre ciencia y tecnología que van a determinar el tipo de futuro en el que vivirán nuestros hijos, ¿algunos miembros del Congreso? Pero sólo un puñado de ellos tiene algún conocimiento sobre ciencia, y otros ni siquiera quieren oír hablar nada sobre ciencia".
...
"Hemos construido una sociedad en base a la ciencia y la tecnología en la que nadie entiende nada acerca de ciencia y tecnología, y esta mezcla inflamable de ignorancia y poder, tarde o temprano nos va a estallar en la cara. Es decir, ¿quién está decidiendo sobre ciencia y tecnología en una democracia si la gente no sabe nada al respecto".
En la última entrevista de Carl Sagan (con Charlie Rose, el 24 de mayo de 1996).



Carl fue un maestro que nos deslumbró con su profunda perspectiva histórica y cósmica. Sobre el humilde lugar que ocupamos en el universo y a lo largo de miles de millones de años de evolución, como especie, como sociedad y como individuos. El calendario cósmico y el relato sobre el punto azul pálido, son hitos en ese sentido.





La serie de televisión COSMOS (1980).
Y por supuesto, cómo olvidar la serie de televisión que desde niños nos enamoró de la ciencia. Aquella en la que nos invitó a navegar, desde la orilla del océano cósmico. La serie icónica de la divulgación científica que comienza con algunas de las sentencias más asombrosas, poderosas y memorables que jamás hemos tenido oportunidad de escuchar:

"El cosmos está en nosotros, estamos hechos de estrellas."

"Somos el medio para que el universo se conozca a sí mismo."




Acá dejo un enlace a la serie original completa, con el doblaje del mexicano Agustín López Zavala (aunque esté mal de sonido) que para todos los que nacimos en el continente americano es aquella voz inconfundible que inmediatamente identificamos con Carl Sagan.




Por supuesto, cómo olvidar la conexión emocional con la serie a través de su banda musical, que iniciaba con Cielo e Infierno, de Vangelis.





Y finalmente, como estoy escribiendo desde Uruguay, no puedo dejar de recordar la influencia que Carl Sagan tuvo sobre nuestro sistema educativo, cuando en el año 1993 se dirigió a nuestro ministerio de Educación y Cultura en un intento por evitar que se quitara la enseñanza de la astronomía de la educación media. Hoy en día Uruguay sigue siendo uno de los pocos países que cuenta en sus planes de estudio con una asignatura especialmente dedicada a la astronomía.

Aquí comparto la carta traducida por Cecilia Rocca, tal como consta en el sitio de la Liga Iberoamericana de Astronomía (LIADA).


Setiembre 10 de 1993.
Dr. Antonio Mercader
Sr. Ministro de Educación y Cultura
Reconquista 535.
11000 Montevideo.
Uruguay.

Estimado Dr. Mercader:

Me he enterado recientemente que el gobierno uruguayo está considerando suprimir la enseñanza de Astronomía en los liceos del país. Si esto ocurriera, me gustaría pedirle que reconsiderara el caso. La Astronomía fue el sendero en el cual nuestra civilización actual, primeramente desarrolló la física newtoniana, y a través de la física newtoniana nuestro mundo tecnológico ha tenido sus raíces. La Astronomía aun permanece como un camino superior (y por lejos creo que el mejor) de introducir a la gente joven en el camino de la ciencia. No sólo en los resultados de la ciencia en sí, sino lo que es más importante, los métodos de la ciencia. Mientras puedo afirmar que la ciencia puede ser usada para bien o para mal, es muy claro que el futuro pertenecerá a aquellas naciones con fuertes bases científicas; no sólo para los técnicos sino para el público en general. En suma la Astronomía suministra algunas respuestas reales a las preguntas más profundas en cuanto a nuestros orígenes, el destino de nuestra vida, los mundos, el Sol, las estrellas y el Universo en sí. Toda la cultura humana se ha dedicado con esfuerzo intensivo a encontrar una respuesta a estas preguntas. Es nuestra enorme fortuna estar vivos en el primer momento de la historia, cuando algunas de aquellas respuestas ahora están listas para ser comunicadas a los no especialistas. Por todas estas razones considero que continuar con el orgullo de la tradición uruguaya de la enseñanza de la Astronomía en Educación Secundaria, será de beneficioso no sólo para la nación, sino lo que es más importante, para la especie humana.

Con muchos buenos deseos.

Cordialmente:

Carl Sagan.
David Duncan Professor of Astronomy and Space Sciences.
Director; Laboratory for Planetary Studies, Cornell University.














Comentarios

Entradas populares de este blog

Los mitos del alunizaje

Einstein: Sobre la Electrodinámica de los Cuerpos en Movimiento

¿Qué invadimos ahora?

Noam Chomsky - Requiem por el Sueño Americano

Solución al problema de medir aceleraciones usando un teléfono inteligente: enfrentando a la relatividad general.

Física: El principio de equivalencia o cómo resolver el problema de medir ángulos y aceleraciones reales con Smartphones

La Física de Usain Bolt