Boeing 737 MAX 8

El más reciente modelo de Boeing, el 737 MAX 8, ha sido uno de los aviones más vendidos de los últimos tiempos. Sin embargo tras dos accidentes catastróficos con pocos meses de diferencia, en marzo de 2019 toda la flota fue retirada a nivel mundial.
¿Cuáles fueron las causas?
Aquí un breve resumen:




1. Competencia. En el 2010, Airbus anunció una nueva versión del modelo 320 que consumiría menos combustible, ahorrándole millones a las aerolíneas. Esto redujo las ventas de Boeing, que inmediatamente se puso en campaña para desarrollar un modelo más competitivo.

2. Ingeniería. Una de las modificaciones implementadas por Boeing fue aumentar el diámetro de las turbinas, para aumentar su eficiencia, lo que se tradujo en menor consumo de combustible con el consiguiente aumento en la venta de aviones.

3. Diseño. Con el aumento en el tamaño de la turbina, (sin aumentar la altura del avión, que seguía siendo el mismo 737-800) los diseñadores decidieron ubicar la turbina un poco más arriba, afectando en parte la circulación de aire en el ala.

4. Aerodinámica. Ese cambio en el flujo de aire sobre el ala hace que el 737 MAX 8 sea un poco más inestable, con cierta tendencia a aumentar el ángulo de la nariz del avión (ángulo de ataque). Pero un aumento excesivo de ese ángulo puede producir una peligrosa pérdida de sustentación. 

5. Software. Para resolver este problema y controlar el ángulo del avión, Boeing desarrolló un software de control automático de inclinación, denominado MCAS (Maneuvering Characteristics Augmentation System), que se encarga de controlar el cabeceo mediante el timón de profundidad.

6. Desregulación. Insólitamente la FAA (Administración Federal de Aviación), que es el ente regulador en Estados Unidos, confió el control de calidad del sistema MCAS a la Boeing, ante los apuros en su competencia con Airbus.

7. Desinformación. Boeing pasó por alto el detalle del nuevo sistema MCAS en los instructivos para los pilotos, haciendo de cuenta que en el nuevo 737 todo funcionaba igual que en los anteriores modelos. Este maquillaje tiene que ver con el hecho de que un menor tiempo de capacitación hace que un avión sea más atractivo para las aerolíneas, que pueden seguir empleando a sus pilotos sin mayores gastos de actualización, capacitación y entrenamiento.

8. Problema. El nuevo software MCAS resultó tener fallas de diseño que hicieron que en algunos vuelos, como los siniestrados, generara inestabilidades en la corrección del ángulo de ataque. En los momentos en que se presentaron esos problemas con el MCAS, los pilotos de esos vuelos no supieron a qué se enfrentaban porque desconocían la existencia del sistema, pero tampoco pudieron encontrar respuestas en el libro de referencia del avión.

9. Solución: Boeing ha estado desarrollando y poniendo a prueba un nuevo software, más estable (menos agresivo) e incorporando la posibilidad de que los pilotos puedan desactivar el sistema para pasar a modo manual ante la eventualidad de que se reiteren problemas de inestabilidad en el control automático. Tal vez si las actualizaciones son verificadas y certificadas (esta vez con mucho más celo), es MAX 8 pueda volver al aire, pero nunca antes de agosto de 2019.


Este video de Vox (en inglés) lo explica mucho mejor:



Comentarios

Publicar un comentario